sábado, 5 de julio de 2008

Antígenos a la provenzal

Parece una idealización, casi un cuento de hadas, pero uno de los (tantos) mecanismos por los que el sistema inmune reconoce y fagocita a los cuerpos extraños en el organismo es porque en este último todas las células son lisitas y los primeros tienden a ser romos y pinchudos. ¡Una genialidad de la naturaleza!

1 comentario:

Edgeworth dijo...

Y otra genialidad es como las coagulasas (un factor de virulencia) "disfrazan" a los microorganismos invasores en coagulos para que el sistema inmune se los crea propios...

Ahora que releo lo que escribí, no parece que sea algo tan genial, pero no importa. A mi me resulta una estrategia de lo mas interesante para mantener una infeccion dentro del cuerpo