jueves, 24 de julio de 2008

Fanatismo

Después de haber estado dos meses visitando distintas escuelas de la Ciudad (y agregando la propia experiencia de aquella no tan lejana infancia), puedo afirmar con cierta certeza que hay en el sistema educativo una macabra obsesión con el Cabildo. Desde dibujos hasta escritos, los niños deben plasmar sus impresiones del antiguo edificio a santo de casi cualquier cosa. No sé quién andará detrás de la movida, pero yo creo que es todo parte de algún excelentemente bien elaborado plan, un experimento psicológico —quizás para ver si se puede machacar una idea relativamente nueva dentro del insconsciente colectivo, se me ocurre—, pero cuyos objetivos ya fueron olvidados por todos los conductores de los colegios y que se sigue llevando a cabo por la fuerza misma de la costumbre. No sé. Algo raro hay.

1 comentario:

Edgeworth dijo...

No Flaco, no sos paranoico, eh?

A mi me parece que el problema sos vos. Que tenes contra el Cabildo? eh? EH?

Simplemente lo hacen porque a todos los niños les encantaría ser Cabildo. Nada de ser policia, bombero o astronauta. CABILDO. Acaso no tuviste ganas de eso?? Que clase de infancia tuviste? ¬¬?