lunes, 14 de julio de 2008

Pequeño medley cotidiano #2

Para aumentar la contradicción, resulta que la inauguración de la inauguración de secciones ya la había hecho en forma inexplícita antes de inaugurar la inauguración de secciones.

Regresión
Lo sabe todo el mundo: en determinados momentos de la vida, o ciertas situaciones, uno deja de lado años —o incluso milenios— de evolución psicofísica (onto o filogénicamente hablando) y se tiene que remontar a los orígenes mismos de la evolución; puede volver a gatear, a balbucear, patalear, etc.. Cuando despertamos después de un sueño profundo, la situación es similar: cualquier intento de razonamiento debe seguir todos sus pasos para alcanzar su conclusión, luego de haber expuesto todas las premisas posibles.
"Me desperté... Hay algo raro. ¿Cómo dormí? Bien, gracias. Eso no está bien. Mirá el reloj, a ver qué te dice. Son las 11:45. Entrás a trabajar a las 10:00. Las 11:45 están después de las 10:00. Esperá, quizás es fin de semana. ¿Te acordás del sábado? Sí. ¿Del domingo? Sí. Entonces es lunes. ¡Uy! ¡Me quedé dormido!"

Redundancia
—Hola, ¿qué tal? ¿Me das una Guía-T?
—Sí, tomá, son $6
—Gracias. ¿La calle Ecuador?
—Tres cuadras para allá, pá.

Lista
¿Tan rebuscado es salir de casa queriendo comprar un mouse, un teclado, un amplificador para parlantes, un pie para guitarra, "El Origen de las Especies" de Darwin, "La Divina Comedia" de Dante en italiano y chocolate en rama? ¿Tiene sentido haber vuelto sólo con una púa, una Guía T, "La desintegración atómica" de Joliot-Curie, "Julius Caesar" de Shakespeare en inglés y una barrita de cereal?

2 comentarios:

Denzel dijo...

me mató la redundancia jajajajaja
que hdp... xD

Chil dijo...

Kenu, sos muy tierno X3


Jajajaj, pero posta T___T


Lo digo por el parágrafo "Lista"